Padre Salesiano Carlos Crespi Croci, nacido en Italia en 1891, dedicó su vida al Ecuador desde 1923 hasta 1982. Educador, Antropólogo, Botánico, Artista, Explorador, Cinematógrafo, Humanitario y Músico, su riqueza de talentos y benevolencia sirvió e iluminó tantos los ricos y pobres, en reconocimiento una impresionante escultura a su memoria fue erigida en Cuenca, su ciudad adoptada, por una población que lo adoraba. Después de encontrarse con el Padre Crespi en 1975-76, Stan Hall declaro a un amigo, ‘Si alguna vez me sentí en presencia de un Santo fue con el Padre Crespi!’

En la revista del Club Mundial de Exploradores, David Hatcher Childress aumento una sección fotográfica del Padre Crespi al final del artículo de ‘La Biblioteca Metálica de Atlantis’.

 

 

(izquierda) La enigmática placa Crespi. Magyar? Sanskrit? Pali? (derecha) Stan Hall con Padre Crespi, Cuenca 1976

 


Launch in external player

 

Un Tributo al Padre Crespi:

El extracto abajo es de la película ‘Los Invencibles Shuar de la Alta Amazonía’ filmada en 1927 por el Padre Carlos Crespi, la primera película de la vida y cultura de una comunidad Shuar. La populación Shuar-Achuar en Ecuador es de 70 000 sobre 400 comunidades. Se llaman ellos mismos ‘Invencibles’ ya que ni los Incas ni los Conquistadores pudieron dominarlos. En los años 90 Stan Hall, ‘Honorario Vitalicio’ y Representante Internacional de la Federación Shuar, logró la liberación de un representante ecuatoriano de la delegación de Energía Atómica tomado prisionero en una comunidad Shuar ya que llegó sin previo anuncio. Las únicas palabras que los Shuar relacionaban con Energía Atómica eran ‘Hiroshima’ y ‘Nagasaki’. Después de consultar con geólogos especialistas, Hall convenció a los Shuar y Achuar representantes en Quito que depósitos de uranio en su territorio eran insignificantes y con ningún valor comercial.

 


Launch in external player

 

 
NOTICIASy
 
ARTÍCULOSy
 
LINKS
 
LIBROS
 
TIENDA
 
MUSEO
VIRTUAL
 
CONTACTO
 
ENGLISH
 
 
 
 

Copyright © Tayos Gold Library 2011Locations of visitors to the Gold Library site